martes, 26 de enero de 2010






     Domenico Dolce Stefano Gabbana     &...


                           


La Mamma,         Maddona

          

          


          

          



Dos de mis grandes ejemplos a seguir.

 Sin miedo a desentonar, ser diferentes,
  ideas claras & rompiendo esquemas.

domingo, 17 de enero de 2010



Cuando algo nos falta, debems llenar ese vacío. 
Aunque cuando es el amor lo que nos falta, no hay nada que lo llene de verdad.

sábado, 16 de enero de 2010

Y la pregunta es...¿Quién soy en realidad?


Me llamo Marina Murillo Almuni, tengo unos apellidos muy peculiares y un nombre que me define a la perfección. Nací un lunes nueve de enero, un día como otro cualquiera, aunque uno de esos días que da sentido a la canción “Hoy no me puede levantar”. Soy  vergonzosa, tímida, imprevisible , y bastante alocada, o al menos eso pienso yo. Siempre intento decir lo que pienso aunque siempre tengo que repetirlo una y otra vez en mi cabeza antes de pronunciar palabra. Me encanta reír, es más, intento dedicar la mayoría de mi tiempo a hacerlo, por lo menos para alegrarme en los momentos amargos que nos tiene preparados la vida. Casi todo el mundo se lleva una impresión errónea sobre mí. Intento llevarme bien con todos, y si no es posible, procuro no llevarme mal. No soy punky, ni lolita, ni bohemia, ni gótica. No necesito beber para divertirme aunque he de admitir que si necesito un pitillo cuando entro en estado de "DSVAC", es decir, depresiones sin venir a cuento. Miento si digo que no miento. Me encanta cantar canciones sin saberme la letra, tan sólo el comienzo del estribillo o la última palabra de cada renglón, incluso me gusta más que cuando me sé la letra por completo. Siempre pienso que no he soñado nada porque no suelo acordarme de ello. Aunque eso no impide que me pase las horas soñando despierta, imaginando realidades, en un mundo paralelo lleno de fantasías e ilusiones. Me encanta dar consejos a los demás, pero  no soy capaz de aplicarlos cuando tengo algún problema o preocupación. Suelo perdonar, de ahí que me sienta estúpida en numerosas ocasiones, ya ni siquiera es cuestión de empatía. No suelo destacar mucho, ya que soy bastante callada, he ahí el que no me habrá demasiado a los demás, pero la cosa cambia cuando nos referimos a mi forma de vestir, se puede decir que no paso desapercibida. Me considero muy “cacho de pan”. Siempre he soñado con dedicarme al diseño de moda, desde que tengo uso de razón, y solo la idea de no poder lograr cualquiera de mis sueños me obsesiona y enloquece. No soy capaz de expresar mis sentimientos a no ser que confíe mucho en una persona. Me fijo en mis defectos y en las virtudes de los demás. No soporto que me comparen con “todos” pero yo si me comparo con los demás cuando me conviene. Odio tener que esperar a todo el mundo, pero la mayoría de veces soy yo la que llego tarde. Adoro La Vogue, soy capaz de tirarme horas leyéndola una y otra vez, y sino, para algo está La Cosmo. No soporto la falsedad ni me soportaba a mí misma si en algún momento lo fui. Si estoy nerviosa o confusa, soy capaz de durar horas y horas sin hablar, aunque cuando estoy de buen humor, ni Dios me calla. No me quiero demasiado, aunque sé que sino me quiero yo,no lo hará nadie, pero rara vez se oye salir de mi boca un “Qué guapa estoy hoy!” aunque siempre hay excepciones, claro. Si no tengo nada para hacer, me encanta ponerme frente a mi armario, sacar toda la ropa y probármela y combinarla de diferente maneras. Me gusta bastante la ironía, el sarcasmo, humor negro. Me flipa ser el espíritu de la contradicción, en especial con mi madre y con mi chico. No tengo un color favorito ya que considero que cada color tiene su finalidad y todos y cada uno de los colores de la escala cromática son útiles, pero sí que tengo mi número favorito, el cinco. Soy una neurótica, estoy tan feliz leyendo un libro o hablando por teléfono y de repente me deprimo y necesito llorar. Aunque lo malo es que la mayoría de esas veces las lágrimas no aparecen, sino que afloran en el peor momento. Odio que me tomen por estúpida, y que crean que me pueden engañar con facilidad. Soy una “fashion victim” y acamparía en mitad de la vía Condotti o en la Quinta Avenida durante años si me lo pidieran. Soy bastante paciente e intento tener mucha paz interior, aunque a veces resulte un tanto complicado. Soy muy incoherente pero exijo coherencia en numerosas ocasiones. Cambio de letra continuamente y acabo aborreciéndola a los dos días. Estoy un poco vacía últimamente y estoy bastante acojonada por si cometo errores que no tengan fácil solución. Tengo miedo de que no me encuentren a tiempo y muera en el olvido, por culpa de un mapa sin sentido, un barco sin rumbo y una brújula sin norte. Soy muy insegura, y tengo “la hora bruja” cuando menos me lo espero, especialmente cuando voy de visita a Barcelona cada verano. Soy una derrochadora empedernida y cuando voy de compras no tengo autocontrol. Me pierden los M&M’s. Mi palabra preferida es “estilo” seguida de “moda” y mi propósito en esta vida es encontrar la felicidad.


No temas a ser diferente, arriésgate si es necesario, pero procura pasar desapercibido en el intento.










viernes, 15 de enero de 2010

sábado, 9 de enero de 2010

Happy Bday To Me!



Holaa Blogeriillas!Qué!...Cómo os esttá tratando este nuevo añoo!!?iio por el momento he de decir que esttá siendo bastante majo...no perfecto, ya que la perfección no existe, pero no me puedo quejar:) Y por supuesto hoy...AÚN MENOS! Hoy es mii Bday!!:D Aiiss...la verdad que estoy MUY MUY feliz, aunque no puedo evitar sentirme melancólica al pensar que mis 14 no volverán...Pero bueeno...Hoy es mi primer día con 15 añitosss!!:P Y además como me acaba de decir Mi Niño.."aunque no puedo volver a pasar por mi décimo cuarta primavera...puedo empezar esttos 15 winters con buuen piie, disfrutaar y vivir al máximo...& así poder tener un bonitto recuerdo para mii próximo 9 de Enero^^
La verdad es..Que lo pienso hacer!:)He decido que mi propósito para este año será..."Vivir cada minuto cómo si fuera el últtimo!" Y mi reglaa a seguiir será...mmm..no sé..supongo que "No dejar para mañana lo que puedas hacer hoy"...(Haciendo referencia a mi cabeza tremendamente despitada ;P)
Bueno chiicass(barritta 'os')^^ Os voi a ir dejaando a ver si consigo dibujar una cositta que tengo en mente ahora que parece que me a visitado un azote de inspiración repenttina(es ciertto eso de que la inspiraciión llega cuando menos lo esperas eeh!^_^)
Qe paséis estta seguunda Saturday's Night del New Year ¡Todo lo mejoor que podáis!...&si puede ser...sin sufrir ningún tipo de congelación corporal:)
Un besiitto MUY grande!(Bueno no voii a ser tacaña...mejor Dos Besiittos^^)




PD: Sed Buenos!:D




The Liittle Dreamer.

viernes, 8 de enero de 2010

" il lucchetto dei innamorati "










- Para aquí, frena.
    No lo pienso dos veces y lo hago. Raudo, veloz, tal y como es ella. Menos mal que no llega ningún coche por detrás. Mi hermano...¿Quién lo aguantaría después? Claro que siempre podría tomarla con el ladrón. Gin baja deprisa del coche.
  - Ven.
  - Pero ¿a dónde?
  - Sígueme. Mira que haces preguntas...
  Estamos delante del puente Milvio, en una pequeña plaza junto al Tíber de donde sale vía Flaminia, que llega hasta la piazza del Popolo. Gin corre por el puente y se para a medio camino, delante de la tercera farola.
  - Ya estamos, es ésta de aquí.
  - ¿Ésta qué?
  - La tercera farola. Hay uan leyenda sobre este puente, el puente Milvio o Mollo, como lo llamaba Belli.
  - ¿Qué pasa?, ¿ahora te haces la culta?
  - ¡Soy culta! Sobre muy pocas cosas, pero lo soy. Como por ejemplo ésta, ¿quieres escuchar la leyenda o no?
  - Antes quiero un beso.
  - Vamos, escucha...Es una historia preciosa. Gin se vuelve y resopla. La abrazo por la espalda. Nos apoyamos en el pretil y miramos a la lejanía. Algo más allá hay otro puente, el de corso Francia. Me pierdo con la mirada. Y ningún recuerdo altera este momento. ¿Incluso los fantasmas del pasado saben respetar determinados momentos? Parece ser que sí. Gin se deja besar. Debajo de nosotros, el Tíber, oscuro y lóbrego, discurre silencioso. La luz débil de la farola nos ilumina ligeramente. Se oye el lento chaparrear del río en los diques. Su curso se rompe de repente alrededor de las columnas del puente. El agua gorjea, se levanta, rebulle, barbota. Después,inmediatamente después, se une otra vez y sigue en silencio su carrera hacia el mar.
  - ¿Me la cuentas o no?
  - Ésta es la tercera farola que da al otro puente...¿Ves eso de ahí?
  - Sí...Me parece que alguien se ha equivocado atando la motocicleta...
  - Pero ¿qué dices, tonto? Es el "candado de los enamorados". Se engancha un candado en esta cadena, se cierra y se arroja la llave al Tíber.
  - ¿Y después?
  - Ya nunca te separas.
  - Pero ¿quién inventará esas historias?
  - No lo sé. Ésta existe desde siempre, la refiere incluso Trilussa.
  - Te burlas de mí porque no lo sé.
  - Es verdad...Lo que ocurre es que tienes miedo de poner un candado.
  - Yo no tengo miedo.
  - Eso es un libro de Ammaniti.
  - O de una película de Salvatores, según se mire.
  - De todos modos, tienes miedo.
  - Ya te he dicho que no.
  - Claro que sí, y te burlas porque no tenemos un candado.
  - Quédate aquí, no te muevas.
  Vuelvo al cabo de un minuto con un candado en la mano.
  - ¿Y eso de dónde lo has sacado?
  - Mi hermano. Lleva un candado con una cadena para bloquear el volante.
  - Claro, no se le puede ocurrir que sea su hermano el que le mangue el coche.
  - Tú eres tan responsable como yo. Además, aún me debes veinte euros.
  - Tacaño.
  - ¡Ladrona!
  - Pero, ¿qué dices? ¿Qué quieres?, ¿el dinero del candado? Si quieres, al final pasamos cuentas...
  - Entonces me debes demasiado.
  - De acuerdo, basta, dejémoslo ahí. Entonces, ¿vas a hacerlo o no?
  - Claro que sí.
  Pongo el candado en la cadena, lo cierro y saco la llave. La mantengo un momento entre los dedos mientras miro a Gin. Ella me mira. Me desafía, me sonríe y levanta una ceja.
  - ¿Y ahora?
  Cojo la llave entre el índice y el pulgar. La dejo colgar un poco más, suspendida en el vacío, indecisa. Después, de pronto, la suelto. Y vuela hacia abajo, patas arriba en el aire, y se pierde entre las aguas del Tíber.
  - Lo has hecho de verdad...
  Gin me mira con aspecto extraño, soñador, incluso un poco emocionada.
  - Ya te lo he dicho. No tengo miedo.
  Me salta encima, a horcajadas, me abraza, me besa, grita de alegría, está eufórica, está loca, está...Está preciosa.
  - Eh, eres demasiado feliz. ¿Acaso funciona de verdad esta leyenda?
  - ¡Tonto!
  Y hecha a correr, gritando en el puente. Se cruza con un grupo de hombres. Tira del abrigo del más serio, lo hace girar sobre sí mismo y casi lo obliga a bailar con ella. Luego se marcha corriendo otra vez, mientras los demás se ríen. Empujan bromeando al tipo, que se ha enfadado y quiere reñirla. Paso cerca del grupo y me encojo de hombros. Todos comparten la felicidad de Gin. Incluso el tipo serio al final me sonríe. Sí, es verdad, es tan guapa que todo el mundo, al verla, no puede evitar sonreír.


                                                        Ho voglia di te.

- BLOGS -